Continuamos con la publicación de los relatos finalistas del I Concurso de Microrelatos de la Red de Cuidados Paliativos de Andalucía (RedPAL) que con motivo del II Encuentro de REdPAL “Cuidados Paliativos: en el domicilio se puede”, ha convocado el Plan Andaluz de Cuidados Paliativos  con la finalidad de promover en todos los sectores de la sociedad una reflexión sobre las necesidades de las y los pacientes con cualquier enfermedad susceptible de recibir Cuidados Paliativos, que se enfrentan a un futuro doloroso, desde el punto de vista físico, psicoemocional y espiritual, y con presencia implícita de la muerte.

Además del Premio del Jurado, quisimos otorgar un Premio especial del Público entre las personas asistentes al Encuentro. Por ello se expusieron los 20 relatos mejor puntuados por el jurado en 5 paneles y se instaló una urna para que, tras leerlos, depositaran su voto durante el encuentro.

El elegido del público fue el relato El Botijo de Jorge Meyer Nogueira, de Almuñécar (Granada), que dice sentirse honrado por haber recibido el Premio especial del Público, pues «no hay mejor premio que el que otorgan los lectores».

 

El botijo

Hoy hace veinte años que Concha se fue. Murió discretamente, como vivió. Entonces deseé irme con ella, no imaginaba una vida en soledad. Solía decir a mis hijos que si algún día enfermaba y me convertía en un vejestorio achacoso me arrearan con el botijo en la cabeza y así podría reunirme al fin con su madre. Ahora ya no logro desplazarme con andador y mis hijos hacen turnos para estar conmigo. El mayor, en paro, hace el turno de mañana; me baña y se encarga de administrarme la morfina. La chica viene al medio día, me da la comida y se queda hasta la hora de recoger a sus hijos del colegio. El pequeño es el que se queda a dormir y me pasea en la silla de ruedas. Ayer, en la cocina, agarré el bastón que hace años que no uso y rompí el botijo. Por si acaso.

1 comentario

  1. Esta mañana me he despertado con el microrrelato de Jorge. Lo he leido y he disfrutado con él. Muy de agradecer esa pincelada de humor cuando se habla de una situación con connotaciones tristes. Muchas felicidades por haber recibido el premio especial del público. Muy merecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario