Con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, profesionales del Hospital Puerta del Mar relatan la labor que se realiza en esta Unidad.

Para Fernando Carmona, médico internista de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Puerta del Mar, «es un privilegio y una suerte poder acompañar a una persona al final de su vida». Este facultativo reconoce que su trabajo «es duro, pero resulta muy gratificante«. La misma opinión tienen las enfermeras de esta Unidad Asun Romero y Vicky Fernández, con quienes hemos estado con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se celebra este sábado 12 de octubre.

Fernando Carmona explica que los cuidados paliativos consisten en atender y acompañar a la persona (tanto al paciente como a su familia) en el trayecto final de la vida. Y esto se hace «en toda la dimensión de la persona, lo que implica que se atiende tanto la parte física y biológica, como en cualquier ámbito de la medicina, pero también, e incluso de forma más importante, las otras características del ser humano: la psicoemocional, la sociofamiliar y la espiritual–religiosa, porque la persona, al final de su vida, se cuestiona muchas cosas y también hay que atenderla en ese aspecto», argumenta.

Así, señala que la idea extendida entre la población de que cuando mandan a un paciente a Paliativos es porque ya no se puede hacer nada por él, no es cierta: «Es todo lo contrario, porque atendemos no solo la parte médica, sino a la persona en toda su dimensión».

Fernando Carmona quiere aclarar que estar ingresado en la Unidad de Cuidados Paliativos «no implica necesariamente tener poca esperanza de vida en relación al tiempo». Y es que, asegura, «a nosotros nos da igual el tiempo. Aquí no se pretende ni acortar ni alargar la vida, sino dar calidad al tiempo de vida que quede».

Las enfermeras Asun y Vicky apuntan que cuando los pacientes ingresan en Paliativos, «se asustan mucho porque creen que la muerte es inminente, pero no tiene por qué ser así. Muchos se van de alta a casa con sus tratamientos y tienen un seguimiento domiciliario».

Para realizar la labor que se lleva a cabo en esta Unidad, el hospital cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales formado por médicos internistas, enfermeras, celadores y auxiliares, pero también psicólogos, trabajadores sociales y capellanes (para la atención espiritual). El doctor Carmona precisa que a cada paciente se le facilita un apoyo acorde a sus creencias.

También existe un equipo de profesionales que pertenece al hospital, formado por un médico, una enfermera y un psicólogo, que atiende a los pacientes en sus domicilios cuando es su deseo permanecer allí y las circunstancias clínicas lo permiten.

El doctor Carmona quiere destacar que la Unidad de Paliativos del Puerta del Mar es de las pocas que cuenta con un control separado del resto, con habitaciones individuales, apoyo psicológico y un equipo de atención domiciliaria. Además, sus profesionales están en constante formación específica.

Esta Unidad se ha sumado a la campaña promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad española de Cuidados Paliativos con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que, con el lema Mi cuidado, mi derecho, tiene como objetivo que los ciudadanos asuman el protagonismo de reclamar unos cuidados paliativos de calidad dentro de la cobertura sanitaria universal mediante la reivindicación de 13 derechos básicos, entre los que se encuentran el derecho a no morir solo, a ser liberado del dolor, a no ser engañado, a recibir ayuda de la familia y para la familia en la aceptación de la muerte, a morir en paz y con dignidad, y a ser tratado como un ser humano vivo hasta el momento de la muerte.

 

Información publicada en El Diario de Cádiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario