El estancamiento e, incluso, el retroceso en los cuidados paliativos en España registrado en los últimos ocho años sitúan a nuestro país a la cola de Europa y con 0,6 servicios especializados por cada 100.000 habitantes está bastante alejado de las recomendaciones internacionales.

Así se recoge en el Atlas de Cuidados Paliativos en Europa 2019, coordinado por la Universidad de Navarra y presentado este lunes en rueda de prensa, que coloca a España en el puesto 31 de los 51 países europeos analizados en cuanto a servicios por habitante, al mismo nivel que Georgia o Moldavia, y en séptimo lugar en número de servicios especializados, con 260.

En toda la región europea hay 6.388 servicios especializados en cuidados paliativos. Concretamente, España cuenta con 260 servicios especializados en cuidados paliativos, superada por Alemania (914), Reino Unido (860), Francia (653), Polonia (587), Italia (570) y Rusia (321), países que concentran el 47 por ciento del total de servicios.

Cada año unas 4,5 millones de personas mueren en Europa con un gran sufrimiento derivado de la enfermedad, de los cuales 140.000 son niños. Asimismo, en España de las 228.00 personas que fallecen anualmente con necesidad de cuidados paliativos, alrededor de 80.000 personas lo hacen sin acceder a cuidados paliativos, una prestación que va a necesitar el 50% de la población al final de su vida.

El objetivo es «aliviar el sufrimiento. La muerte está ahí, lo que ponen los cuidados paliativos es la plenitud, la paz», ha subrayado el doctor Carlos Centeno, investigador principal del programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad y coordinador del Atlas.

Más info